Articulos personales / Bette Davis / Disciplina / empoderamiento / Exito / propia-duda

Bette Davis: impulso detrás de la propia-duda

En 1926, una joven de Lowell, Massachusetts, tuvo un sueño. Ella quería ser actriz. Su nombre era Ruth Elizabeth Davis, comúnmente conocida como Bette. Ella no era hermosa, no era alta y esbelta. Tenía una pequeña voz aguda que no se habría escuchado más allá de la primera fila en ningún teatro. Pero ella tenía impulso y ambición. Ella no sabía si tenía talento o no. Tuvo una gran campeóna que trabajó y trabajó como esclavo durante muchos años para ayudar a que su sueño se hiciera realidad. Sin la creencia de esta gran campeóna en ella, nunca habría tenido el gran éxito que finalmente logró. El nombre de la campeóna era: Ruth Favor Davis; ella era su madre. Cómo le hubieran brillado sus ojos si hubiera estado presente esta noche.

Bette Davis aceptando su Premio AFI Life Achievement en 1977
Bette Davis junto a su madre, Ruth Favor Davis

Desde que tengo memoria mi madre me recuerda que una de mis virtudes es la disciplina y el impulso, que si yo deseaba convertirme en ‘ingeniero espacial’ lo podia lograr, sin poseer mucho talento o inteligencia, y sin tener idea cual es el resultado de 7×8. Tan solo porque soy disciplinada, fuerte, determinada y ambiciosa. Mi madre siempre teniendo mas fe en uno, que uno mismo.

Por años lo consideré un tipo de maldición en vez de una virtud; tanta determinación, terquedad o ambición en un solo cuerpo suele ser lo bastante agotador. Todo debido a ese fuego abrazador que no te permite parar, a pesar del cansancio o los fracasos constantes que te hacen dudar acerca de tu lugar en el mundo.

Entre una experiencia que quería que fuera exitosa y terminó siendo un desastre total y tras otro desastre, me vi envuelta en una llamarada de pensamientos y sentimientos de duda, cuestinandome acerca de cada movimiento, talento, virtud que poseia. Preguntandome si era suficiente? si lo estaba haciendo bien? si era lo suficientemente bella, capaz, talentosa como para lograrlo? Y entre tanto cuestionamiento me vi derrotada, pensando en rendir mis impulsos, y sueños.

Me decía a mi misma que no importa cuan fuerte y disciplinada sea, algunas cosas solo no suelen pasar. Quizás no le pase a nadie más que a mi, o quizás nos pasa a todos. Entonce envuelta en aquel torbellino me tope con una entrevista de Bette Davis , ella decia: ‘Sobreviví porque era más fuerte que nadie‘. La cual me incedio una curiosidad para descubir más de ella.

Algo que caracterizó a Bette Davis como persona, como actriz fue su manera increbrantable de manejarse por la vida, no cedio ningun espacio para que la propia-duda destruyera o interferiera en sus planes. Es normal que un poco de propia-duda ataque de vez en cuando, pero la diferencia esta en: ceder espacio a la propia-duda en nuestras decisiones o seguir trabajando por nuestros sueños, conjuntamente con la propia-duda (la cual parece pesar mas en tiempos de fracaso) con impulso y determinación.

Bette Davis no era hermosa. Bette Davis no era alta. Bette Davis no era esbelta. Bette Davis no debería haber sido una estrella de cine si la comparas con grandes bellezas del cine de su época como lo fue Katherine Hepburn, Joan Crawford, o Vivien Lieght. Sin embargo, Bette Davis fue la mejor actriz que Hollywood había visto nunca. En 1999, Davis fue ubicada en segundo lugar detrás de Katharine Hepburn en la lista del American Film Institute de las más grandes estrellas femeninas del cine clásico de Hollywood.

Ganadora del Premio de la Academia a la Mejor Actriz dos veces (en 1935 por su papel en Dangerous, y en 1938 en Jazabel) la primera persona en acumular diez nominaciones al Premio de la Academia por su actuación. Cofundadora de la cantina de Hollywood, la cual ayudó a la integración a Hollywood, actores de color. Se convirtió en la primera mujer presidenta de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, y la primera mujer en recibir un Premio de toda una vida del American Film Institute. A lo largo de su vida, acumuló más de 100 películas, televisión y teatro.

Bette Davis junto s Harriet McDaniel, actriz ganadora de la Academia

Su indudable talento no se reconoció de inmediato y la cantidad de rechazo que recibió al comienzo de su carrera sería suficiente para decaer, frustar a cualquiera. En 1930, Bette Davis se mudó a Hollywood para realizar una prueba de pantalla para Universal Studios. Davis y su madre, Ruth, viajaron en tren a Hollywood desde Massachusetts. Llegando el 13 de diciembre de 1930. Más tarde contaría su sorpresa de que nadie del estudio estaba allí para recibirla en el tren. De hecho, un empleado del estudio la había esperado, pero se fue porque no vio a nadie que «pareciera una actriz».

A diferencia de Katherine Hepburn, Davis no encajaba en el molde de la estrella de cine de 1930. Lo que le faltaba en piernas y rasgos esculpidos, lo compensó con agallas, fortaleza, pureza y honestidad … y mucho talento pero mucho talento, por supuesto.

En 1931, sin haber cumplido si quiera un año en Hollywood, Carl Laemmle, el jefe de Universal Studios, consideró terminar relaciones con Davis, pero el director de fotografía Karl Freund le dijo que tenía «ojos preciosos» y que sería adecuado para Bad Sister (1931), en la que posteriormente hizo su debut cinematográfico.

Su inseguridad por su atractivo era bastante marcado, y aumentaron sus dudas, cuando escuchó al jefe de producción, Carl Laemmle, comentar con otro ejecutivo que ella tenía «casi el mismo atractivo sexual que Slim Summerville«, uno de los compañeros de la película.

Slim Summerville (1930) actor cómico
(Photo by Imagno/Getty Images)

Bette, de 23 años, acudió al preestreno con su madre en un cine de San Bernardino (California). Transcurrida menos de media película, huyó de la sala llorando. El film de Universal fue el primero de los seis fracasos de Bette, a la que se referían en los estudios como asexual, de aspecto raro, de algún modo fea. En una entrevista de 1938, Bette recordó que hasta el jefe de maquillaje la criticó hasta destrozar su autoestima: “Tus pestañas son demasiado cortas, el color del pelo es indescriptible y la boca es demasiado pequeña. La cara es la de una pequeña holandesa gorda y el cuello es demasiado largo”. El sello terminó por no renovarle el contrato.

En una entrevista para la televisión en 1972, narró lo sucedido con el ejecutivo Carl Laemmle: (Bette Davis at NFT, 1972)

Recuerdo haberme sentado en la oficina de afuera y el Sr Lemmily estaba hablando con alguien, el estaba hablando de mi, sin saber que yo estaba alli. Y dijo ‘Si, tiene tanto sex appeal como Slim Sommerville’.
oh! estaba derrotada y por una instancia iban a decir ‘Quien LA quiere a ELLA en la pelicula?’.
Y este tipo de cosas le hacen cosas catastroficas en tu ego y no tenia tanto ego, y nunca tuve mucho de todas maneras, lo cual es un gran nombre inapropiado acerca de los actores, nosotros tenemos un pequeño ego, basicamente, sabes.
Entonces, ¿cómo salvaste la poca confianza que te quedaba?

Al menos tuve que sostener mi cabeza en alto en una película suya, que era una película importante, pero solo tenía que aguantar. Rutie mi madre, era tan linda cuando pasaron todos los años y se dijeron muchas cosas sobre mi, ella siempre había dicho que ‘es la mejor fruta la que pican los pájaros’ y creo que es tan dulce, ya sabes, dijo ella: ‘solo recuerda’.
porque era muy doloroso, claro que lo era.

Después de más de 20 papeles en cine, encontró el éxito en roles que muchas actrices temían interpretar, personajes antipáticos, crueles, despiadados. Davis lo vió como una oportunidad para demostrar la gama de sus habilidades interpretativas. En 1934 tuvo la oportunidad de interpretar el rol de la viciosa y desaliñada Mildred Rogers  en Cautivo del deseo, la cual le dió a Davis su primera gran aclamación por parte de la crítica. En 1935 interpreto a una actriz perturbada en Dangerous la cual le valió una estatuilla como Mejor Acriz.

Creo que Bette Davis probablemente se habría quemado como bruja si ella hubiera vivido hace dos o trescientos años. Da la curiosa sensación de estar cargada de poder que no puede encontrar una salida común.

 E. Arnot Robertson escribió en Picture Post: acerca del papel de davis en dangerous

A diferencia de otras actrices de su época, optó por interpretar papeles poco simpáticos y fuera de los comunes para una mujer de ese momento, estos personajes consistian en ser manipuladoras, asesinas o personas de mayor edad a la suya. En 1964, Jack Warner comentó la «cualidad mágica que transformaba a esta muchachita a veces sosa y poco hermosa en una gran artista», y en una entrevista de 1988, Davis remarcó que, a diferencia de muchas de sus contemporáneas, había forjado una carrera sin la ventaja de la belleza.

El impulso es una fe ciega, que te lleva a trabajar por algo que no puedes ver a traves de la bruma. Aun creo que es una maldición envuelta como bendicion. Pero su fin esta en llevarnos a travez de la dureza de la vida.

Nuestro impulso para lograr nuestros sueños siempre debe ser mayor, que nuestra propia duda. Debemos dejar más espacio para nuestra determinación, y saber convivir con la duda: la duda de no ser suficiente, la duda de no tener talento, la duda de no ser tan hermoso. Porque créeme, el día que escuchamos y tomamos decisiones por ella, ese día perdemos la razón de nuestra existencia. 

Para lograr tus sueños, cualquier cosa que te propongas, no necesitas ser la más hermosa, la mas talentosa, la más inteligente, ni la más capaz. Al final del día lo que cuenta es el impulso de alcanzar a través de la duda, críticas y propio malestar. 

Una frases de Bette Davis:

Si a todo el mundo le gustas, eres bastante aburrido

Es mejor ser odiado por lo que eres, que ser amado por alguien que no eres. Es un signo de tu valor a veces, si eres odiado por las personas adecuadas

Mis pasiones estaban todas reunidas como dedos que formaban un puño. El impulso se considera agresión hoy; lo supe entonces como propósito

Preferiría intentar algo que siento y lastimarme, en lugar de protegerme siempre, de esa manera uno no vive realmente

Cuando un hombre da su opinión, es un hombre. Cuando una mujer da su opinión, es una perra.

Hollywood siempre quiso que yo fuera hermosa, pero yo luché por el realismo

Si no te desafía, no te cambia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *